El médico que estaba siendo buscado por la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, Solveig David Vanini Marchi, fue encontrado hoy sin vida en un hotel ubicado en el barrio de Monserrat, según informaron fuentes de la fuerza porteña.

La División Búsqueda de Personas de la fuerza local logró ubicar al médico después de obtener información sobre su paradero a través de las antenas del servicio de telefonía celular, sus transacciones bancarias y el análisis de cámaras públicas y privadas, detallaron.

El cuerpo de Marchi (34) fue descubierto en un hotel situado en la calle Alsina al 800 en el barrio porteño de Monserrat, donde el conserje del establecimiento indicó a la policía la habitación en la que se alojaba el médico. De acuerdo con el personal del SAME, que confirmó la muerte, se trataría de un caso de suicidio.

Marchi se desempeñaba como suplente en el Hospital General de Agudos Parmenio Piñero, del barrio porteño de Flores. La uktima vez que se lo vio fue el martes pasado cuando se retiró de su lugar de trabajo para dirigirse a un cajero automático, pero no regresó.

La denuncia fue presentada por la jefa de Guardia del hospital mencionado en la Comisaría Vecinal 7ª. El martes pasado alrededor de las 21 horas, Marchi, que estaba de guardia, informó que se dirigía al cajero automático, pero sus colegas no lo volvieron a ver. La denunciante también señaló que los mensajes de WhatsApp no le estaban llegando.

Solveig David Vanini Marchi era padre de tres menores de edad que actualmente viven en la provincia conocida como de la “tierra colorada” junto al resto de su familia. A Buenos Aires casi no venían, por lo que la relación se mantenía en la distancia. En CABA él estaba solo con su novia, de acuerdo a la información recabada por investigadores del caso.

Segun se pudo reconstruir que aunque Vanini Marchi no dejaba de lado su responsabilidad como médico, se habría encontrado atravesando dificultades personales.

El pasado martes a las 20 horas ya estaba cambiado con su ambo en el Piñero y había tomado la guardia que duraría hasta la mañana siguiente. Sin embargo, sus colegas precisaron que apenas 45 minutos después del comienzo de la jornada, les avisó a sus compañeros que se retiraría del establecimiento por unos minutos. Iba a ir al cajero, dijo. No especificó cuál, pero en las inmediaciones del centro de salud hay varios ubicados a pocos metros unos de otros, por lo que la ocasional salida no podía durar demasiado.

La investigación está a cargo de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N° 41.