El aumento de la temperatura del aire, los océanos y las tierras debido a las actividades humanas ha provocado las temperaturas más elevadas jamás registradas en el Ártico durante el verano de 2023, según un informe publicado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos este martes.

Según el informe, las temperaturas del aire superficial en el Ártico alcanzaron un promedio de 6,4 grados Celsius (43 Fahrenheit) de julio a septiembre de este año, la cifra más alta registrada hasta la fecha.

La temperatura media anual del aire superficial en la región ártica fue de 7 grados Celsius bajo cero (20 Fahrenheit), siendo la sexta más elevada registrada desde 1900.

Los registros indican que desde la década de 1940, las temperaturas medias anuales han aumentado 0,25 grados Celsius (0,45 F) por década, y las temperaturas medias veraniegas han aumentado 0,17 Celsius (0,31 F) por década.

Además, la extensión del hielo marino continúa disminuyendo, y se han registrado las 17 extensiones más pequeñas en los últimos 17 años. La de este año fue la sexta más pequeña en los registros desde que comenzaron los satélites en 1979.

En tierra, la cobertura de nieve en América del Norte fue la más baja registrada, aunque la acumulación de nieve durante el invierno de 2022 a 2023 estuvo por encima del promedio tanto en América del Norte como en Eurasia, según el informe de NOAA.

El informe de 123 páginas, elaborado por 82 autores de 13 países, destaca que el sitio de mayor altitud en el manto de hielo de Groenlandia experimentó un derretimiento apenas por quinta vez en 34 años, y la extensión del hielo marino continuó disminuyendo.

«Como nación y comunidad global, debemos reducir significativamente las emisiones de gases en la atmósfera que están causando estos cambios», declaró el director de NOAA, Rick Spinrad, en un comunicado de la agencia.

El décimo octavo informe anual de NOAA sobre el Ártico «muestra una tendencia preocupante que marca el décimo séptimo mínimo anual de extensión de hielo marino en registros satelitales», comentó Brenda Ekwurzel, de la Unión de Científicos Conscientes (UCS), en un comunicado de la organización.

«Ese informe anual ofrece una descripción impactante del estado del Ártico, una región que se está calentando a una tasa casi tres veces más rápida que la Tierra en su conjunto», dijo Ekwurzel.

Afirmó que «lo que estamos presenciando no es normal y los daños climáticos irreversibles causados por un calentamiento excesivo del Ártico continuarán afectando a América del Norte y Eurasia».

«Desde las tormentas de nieve más intensas y las perturbaciones más frecuentes del vórtice polar hasta los calores extremos, ningún rincón del mundo escapará a los efectos dados los aportes de la pérdida de hielo al aumento global del nivel del mar», concluyó.