Una acción legal presentada por Múltiples estados de los Estados Unidos alertó que, desde el año 2019, Meta ha registrado más de 1.1 millones de informes sobre la presencia de cuentas de usuarios menores de 13 años en Instagram. En respuesta, la empresa desactivó solo una parte de ellas, permitiendo que el resto mantuviera su acceso a la plataforma, según información fuentes locales hoy.

Esta revelación provino de los fiscales generales de 33 estados estadounidenses, quienes en octubre pasado presentaron una demanda colectiva contra Meta. En dicha demanda, acusaron a la compañía de tergiversar la información a los usuarios acerca de los posibles perjuicios que sus plataformas, Facebook e Instagram, podrían causar a los usuarios menores de edad, según informó la agencia de noticias DPA.

En la acción legal, los fiscales argumentaron que estas plataformas sociales «han tenido un impacto significativo en las realidades psicológicas y sociales de una generación de jóvenes estadounidenses», al ofrecer características que fomentan «conductas perjudiciales», como la exposición a contenido relacionado con trastornos. alimentarios y el acoso, así como la promoción de un uso constante de la plataforma.

El reclamo legal especifica que entre el primer trimestre de 2019 y el segundo trimestre de 2023, Meta ha recibido más de 1.1 millones de reportes de usuarios menores de 13 años en Instagram, a través de su formulario web para informar sobre menores y el proceso de informes de menores en la aplicación.

A pesar de que la empresa Meta tiene conocimiento de la presencia de millones de cuentas de usuarios menores de 13 años en Instagram, que es la edad mínima requerida para tener una cuenta, solo se desactiva en «algunas pocas», permitiendo que el resto continúe utilizando la plataforma.

Estas aseveraciones se fundamentan en datos extraídos de comunicaciones internas por correo electrónico, conversaciones entre empleados y exposiciones de la empresa. En estos documentos se detalla que las plataformas sociales de la compañía no cumplen con las normativas de privacidad de menores, según informó el periódico The New York Times, que tuvo acceso a la versión ampliada de la demanda.

De igual manera, los fiscales señalan que, en los últimos años, Meta ha recopilado información personal de estos menores, como su ubicación y dirección de correo electrónico, sin el consentimiento de los padres o tutores.

La demanda también argumenta que, a pesar de tener conocimiento de la existencia de estas cuentas, Meta no implementó sistemas de detección de efectivo, lo cual constituye una violación de la legislación federal de privacidad infantil.

En sus declaraciones recopiladas por The New York Times, Meta sostuvo que están «constantemente» esforzándose por convertir sus plataformas sociales en un entorno seguro y adecuado para los adolescentes. En relación con la demanda, afirmaron que esta «interpreta de manera incorrecta» el trabajo de la empresa al «emplear citas selectivas y documentos cuidadosamente elegidos».